Religión y creencias populares en la sociedad china moderna

Por: Jesús A. Camejo Yanez

The Three Teachings – Taoism, Buddhism, Confucianism l HISTORY OF CHINA
http://The Three Teachings – Taoism, Buddhism, Confucianism l HISTORY OF CHINA

Las religiones han jugado un papel importante en la vida y la cultura del pueblo chino, tal como lo han hecho en cualquier otra civilización. El país es el lugar de nacimiento del taoísmo, mientras que el budismo – que comenzó en la India – siempre ha tenido más seguidores en China que en cualquier otro lugar del mundo. Juntos conforman uno de los corpus de religión popular más complejos de la historia.

Durante décadas, China ha sido cuna de una de las tradiciones filosóficas y religiosas más perdurables del mundo. El taoísmo, el confucianismo y el budismo constituyen las “tres enseñanzas” que históricamente han dado forma a la cultura china, no existiendo límites claros entre estos sistemas, y los elementos de cada uno que enriquecen la religión popular.

Desde la antigüedad, pese a que los emperadores chinos reclamaron el Mandato del Cielo y participaban en importantes prácticas religiosas, China nunca tuvo una religión estatal como tal. Podemos decir que la base ética y espiritual de la sociedad china proviene de las escrituras del filósofo Confucio más que de enseñanzas religiosas, es decir, que el confucianismo ha provisto de preceptos éticos y reglas de trabajo a la sociedad china desde el reinado del emperador Wudi de la dinastía Han (206 a.d.- 220 d.c.).

Una vez llegado el siglo XX podemos ver cómo después del año 1949, los movimientos e instituciones religiosas en China se colocaron por primera vez bajo el control del gobierno, y luego durante la Revolución Cultural (1966-1976) fueron reprimidas afectando severamente la vida religiosa del pueblo:

A mediados de el siglo XX, se podría decir que fue el punto más bajo de la religión comunal en el mundo chino, especialmente en lo que se refiere a los templos. Donde los templos no habían sido destruidos por los movimientos republicanos anti-superstición, décadas de guerra y pobreza habían dejado a gran parte del patrimonio religioso en ruinas.

GOOSSABERT & PALMER, 2011: 242

Sin embargo, las observaciones recientes sobre el terreno religioso muestran cierto avivamiento en distintas festividades religiosas rurales las cuales atraen a cientos de miles de personas cada año, al mismo tiempo que los templos urbanos, mezquitas e iglesias están llenas de fieles, mientras proliferan pequeños templos de religión popular en las zonas rurales y urbanas. De esta manera China ha logrado tener una de las culturas religiosas más ricas y diversas del mundo:

Después de finales de la década de 1970, las libertades religiosas mejoraron. La era de la reforma (desde principios de los años ochenta) de la República Popular de China ha sido testigo de un resurgimiento masivo de creencias y prácticas populares ostensiblemente tradicionales de China […] Es en este contexto histórico que está ocurriendo el fenómeno de revitalización de la cultura popular: de repente la gente está ocupada reconstruyendo o renovando los templos, salas ancestrales y tumbas que fueron derribadas durante la Revolución Cultural, reconstruyendo genealogías familiares que fueron quemadas por la Guardia Roja, recreando rituales suprimidos durante los nacimientos, bodas y muertes, yendo a festivales de templos, leyendo manuales de rituales y consultando a adivinos y geomantes, orando por bebés varones, o simplemente pensando en pensamientos feudales …

YUET CHAU, 2006: 1

Las reformas económicas y la relajación simultánea de las políticas religiosas han proporcionado un terreno fértil para la revitalización de una amplia gama de prácticas religiosas como la adivinación, la adoración de antepasados, los festivales en los templos, la consulta a médiums de espíritus, ir a la iglesia o mezquita, hacer ritos funerarios, exorcismos, peregrinaciones, sectarismo, la distribución de libros sobre moralidad, etc. (Adam Yuet Chau. 2011).

Por otro lado, desde principios del siglo XXI ha habido un creciente reconocimiento institucional hacia el nuevo confucianismo y la religión popular. Entre estos cultos generalizados algunos son promovidos oficialmente desde principios del siglo XXI, como el culto al dios del cielo Shàngdì (上帝), la diosa Māzǔ (媽祖), el general Guānyǔ (關羽), El Rey Mono (Sūnwùkōng 孫悟空), El Emperador de Jade (Yù dì玉帝), los Ocho Inmortales (Bāxiān八仙), entre muchos otros.

Ocho Inmortales 八仙过海
http://www.nipic.com/show/12746704.html

El renacimiento de la religión popular es un fenómeno muy complejo de determinar, teniendo en cuenta el notable número de templos que han revivido y los lugares donde ocurren las actividades religiosas. En ese sentido, Vincent Goossabert y David Palmer en el libro The Religious Question in China, explican que:

Tres factores interconectados pueden ayudarnos a comprender y rastrear este proceso: (1) la disminución de la intervención estatal y la relajación de los controles sobre la religión comunitaria, facilitando la participación de los templos en la re-configuración de las relaciones socio-políticas locales; (2) la dinámica de la globalización, que socavó los proyectos de construcción y permitió que los templos se convirtieran en nodos a lo largo de redes horizontales que conectaban las comunidades locales y las identidades con los flujos transnacionales de capital, personas y memoria; y (3) la creciente prosperidad del mundo chino generando riqueza que podría arar en templos y festivales en un grado sin precedentes …

GOOSSABERT & PALMER, 2011: 244.

La religión popular en la China moderna proporciona un espacio para la producción y el consumo de los deseos de la comunidad, especialmente durante la producción de eventos como funerales y festivales en los templos. La religión popular es mucho más que la religiosidad y el hábito religioso de las personas. La religión popular es habilitada por una institución social popular, como la asociación del templo donde los individuos que participan en la vida religiosa y ayudan en los festivales; además de establecer una relación con sus deidades, también se nutren de un contexto para la construcción relaciones sociales entre ellos.

¿Qué es la religión popular china?


…”religión china” (o religión tradicional china), es un sistema de salvación individual, con ritos basados en el parentesco y la religión comunal, que están relacionados con, pero no totalmente enmarcado dentro de las tres enseñanzas institucionalizadas, el confucianismo, el taoísmo y el budismo, tienen en este sentido un campo religioso mucho más amplio, que incluye la moral, la medicina y las artes marciales, parte del cual está relativamente descuidado en la academia internacional y en las discusiones políticas chinas.

Liu Yi sobre el libro de Vincent Goossabert y David Palmer: “La cuestión religiosa en China”

La religión popular china incluye la veneración de las fuerzas de la naturaleza y los antepasados, el exorcismo de las fuerzas dañinas y la creencia en un orden racional de la naturaleza, el cual puede ser influenciado por los seres humanos y sus gobernantes; también contiene la adoración a una multiplicidad de dioses (shen 神), e inmortales, que pueden ser deidades de fenómenos, de comportamiento humano o progenitores de linajes.

Esta religión popular es un sistema ampliamente difundido de creencias y prácticas, que se ha desarrollado y adaptado desde los tiempos de las dinastías Shang (商代1766 a.c. – 1122 a.c.) y Zhou (周朝 1050 a.c. y 256 a.c.), pero no sería hasta la dinastía Han (漢朝 206 a.c. – 220 d.c.), cuando la cultura china consolidó su concepto propio de religión, el cual difiere del común en las tradiciones abrahámicas, que se basan en la creencia en un Dios omnipotente que existe fuera del mundo y de la raza humana teniendo un completo poder sobre todo.

Las religiones chinas, en general, no ponen tanto énfasis como el cristianismo en la exclusividad y la doctrina. Por ejemplo, los chinos siempre han tenido una tradición de adoración ascendente y aceptación del destino, a la vez que las prácticas tradicionales nunca constituyeron una religión organizada.

En tiempos más recientes, los académicos chinos han propuesto otros nombres para definir la religión china como 中華宗教 (Zhōnghuá zōngjiào) y la religión popular como 民间宗教 (Mínjiān zōngjiào).

La mentalidad china se caracteriza por un holismo armonioso, es decir, una cosmovisión en la que todas las cosas forman parte del todo. Por esta razón, las formas de expresión religiosa china tienden a ser sincréticas, superestructuras que consisten en supersticiones, dogmas, rituales e instituciones, por lo tanto, para los chinos seguir una religión no significa necesariamente el rechazo o la negación de otras.

Otro factor a tomar en cuenta es que en el idioma chino no existe un término para el concepto “religión”, en el sentido occidental de la palabra, en cambio los chinos usan expresiones como escuela o enseñanzas. Al momento de nombrar una escuela filosófica o una línea de enseñanza, la lengua china combina el carácter 宗 – Zōng que significa: ancestro, modelo, modo, maestro, patrón, con el carácter 教 – jiào que significa: enseñanza. En este sentido la palabra 宗教 – Zōngjiào podríamos traducirla como “enseñanza modelo” o simplemente sistema. En tiempos más recientes, los académicos chinos han propuesto otros nombres para definir la religión china como 中華宗教 (Zhōnghuá zōngjiào) y la religión popular como 民间宗教 (Mínjiān zōngjiào).

Tomando como ejemplo el Culto a los Antepasados, podemos ver que si bien su práctica es muy antigua y responde a la etiqueta ritual de taoísmo, la tradición es oficialmente instituida por las normas éticas del confucianismo. Estas prácticas se combinaron con las ideas budistas del karma y años más tarde le serían incorporados elementos incluso católicos, para conformar así un complejo y sincrético corpus de rituales populares donde confluyen múltiples creencias sin problemas. De hecho, para los chinos no se puede distinguir, entre el taoísmo o la religión popular, y un practicante laico difícilmente podría decir si es taoísta o budista.

共祭鬼神:中国民间宗教何以强势复兴|文化纵横
https://www.sohu.com/a/231036707_232950

Los templos populares y los santuarios ancestrales en ocasiones especiales pueden elegir la liturgia confuciana, alternada con liturgias taoístas y estilos rituales populares dirigidos por “sabios” especialistas en ritos (que en muchos casos son los ancianos de una comunidad local). La religión en China, es principalmente una tradición ancestral, donde existe una relación con lo divino que no solo funciona espiritual, sino además a nivel socio-político.

Una cuestión demográfica y geográfica

Templo Tin Hau, Yau Ma Tei, Hong Kong
Fotografía: Neru Tella

Según datos oficiales de la Oficina de Asuntos Religiosos del Consejo de Estado, se estima que actualmente hay más de 60 a 70 millones de adoradores taoístas y budistas en China, lo cual representa un promedio del 10 al 16% de la población de la R.P. China, mientras que los seguidores de las sectas religiosas populares constituyen solo 13% de la población. Por otro lado, la misma oficina estima que un promedio del 80% de la población (cientos de millones de personas) practica algún tipo de religión popular.

Algunos académicos concluyen que las estadísticas sobre los creyentes religiosos en China no pueden ser precisas en un sentido científico real. De alguna manera, los eruditos combinan el número de fieles de las dos religiones principales (taoísta y budista) debido a que por ejemplo, muchos feligreses rezan y dejan regalos en ambos templos para asegurarse de que todos los buenos espíritus estén satisfechos. Este sincretismo religioso popular podemos describirlo con un viejo proverbio que dice: La gente usa una corona confuciana, una túnica taoísta y un par de sandalias budistas.

Existen diferentes tipos de tradiciones populares y religiones populares en toda China, pero al igual que otras manifestaciones culturales, podemos ver la diferencia especial entre la parte norte y sur del país. En las provincias del sur hemos experimentado el resurgimiento más evidente de la religión popular china, y aunque está presente en toda China en una gran variedad de formas, entrelazadas con el taoísmo, el confucianismo, los rituales del chamanismo, etc. etc. es en las provincias del sur y sus comunidades ultramarinas donde se han mantenido más fuertes y arraigadas estas creencias. La religión popular de las provincias del sur y sudeste se centran principalmente en los linajes familiares, mientras en sus templos se concentra el culto a los dioses ancestrales comunitarios o del clan.

Mientras tanto, la religión popular en el centro-norte de China depende de la adoración comunitaria de deidades tutelares de la creación y la naturaleza como símbolos de identidad del poblado (habitado en este caso por familias de diferentes apellidos). En dichas comunidades se organizan ceremonias en el templo, que involucran procesiones, peregrinaciones…, dirigidos por maestros ritualistas cuyo cargo es a menudo hereditario y está vinculados a la autoridad secular.

Según el investigador Wu Hsin-Chao (2014) podemos distinguir cuatro tipos de organización religiosa tradicional china: (1) Adoración de ascendencia: una dimensión de la religión popular china se basa en la adoración familiar o genealógica de deidades y antepasados en altares familiares o templos privados o santuarios ancestrales. (2) Adoración de Deidad: la adoración de los dioses que son el poder generador y el espíritu tutelar de una localidad o un cierto aspecto de la naturaleza. (3) Las Sociedades Secretas y (4) las sectas religiosas populares.

Sobre el trabajo de esta organización, Yoshiko Ashiwa nos explica:

Formada por un grupo de hombres localmente respetados y experimentados, la Asociación del Templo supervisa la construcción y el mantenimiento del templo, administra el dinero del incienso donado por los fieles, organiza los festivales en honor a la deidad local (uno sobre el cumpleaños de la deidad y el segundo durante el primer mes del calendario lunar), y negocia con otras organizaciones de la aldea (por ejemplo, el comité de los aldeanos), otras asociaciones de templos y el estado local. La mayoría de las expresiones religiosas populares no serían posibles sin los esfuerzos organizacionales de la Asociación del Templo. Las asociaciones de templos son lo que Timothy Brook llama auto-organizaciones (Brook:1997), y han jugado un papel importante en la expansión del espacio cultural popular y la esfera pública agraria en la China contemporánea. Debido a que muchas de las tradiciones culturales populares revividas están asociadas con el templos (por ejemplo, representaciones de ópera, narración de cuentos, festivales de templos, danzas folclóricas), templos y asociaciones de templos detrás de ellos son realmente el motor de la revitalización cultural popular en la época contemporánea.

ASHIWA, 2009: 2

La relación Gobierno – Religión

La existencia de una “Oficina de Asuntos Religiosos” evoca sospechas por parte de los occidentales que escuchan por primera vez sobre esta agencia gubernamental creada para controlar e interferir en la vida religiosa de los chinos, pero la realidad es que la mayoría de los feligreses en China ven a las Oficina de Asuntos Religiosos como una agencia que protege sus derechos religiosos, no como un organismo que limite su libertad de culto:

Sin embargo, aprendimos que existen amplias variaciones en el comportamiento y la administración entre las diversas Oficinas de Asuntos Religiosos a nivel provincial y de condados. Algunos hacen mucho para ayudar a los trabajadores religiosos a resolver sus problemas, mientras otros no lo hacen. Parte del personal de estas oficinas es sensible a las necesidades de la comunidad religiosa. Otros ponen barreras en su camino. Ninguno del personal de estas oficinas tiene mucha experiencia en el campo de la religión, porque ellos mismos no pertenecen a ninguna comunidad de culto. Su papel es representar al gobierno en la implantación de su política religiosa (…) [y también] Aún es necesario completar el trabajo de devolver templos, mezquitas e iglesias a sus legítimos dueños (…) el gobierno proporciona grandes sumas de dinero para renovar templos, mezquitas e iglesias dañadas durante la Revolución Cultural, y las propias instituciones religiosas han recaudado grandes cantidades para mantenimiento y reconstrucción.

STOCKWELL, 1993: 33-35.

Del mismo modo, Zheng Qiang (2010) explica que la política religiosa actual en China incluye los principios de: (1) Que los ciudadanos disfruten de la libertad de creer o no creer en alguna religión, (2) Que el país siga el principio de separación la religión y política, (3) Que las organizaciones religiosas deben actuar dentro del alcance de la Constitución, las leyes y políticas relevantes de la R.P.Ch. (4) Todas las religiones son iguales, en derechos y deberes, (5) que el ateísmo y el teísmo deben respetarse mutuamente, y (6) todas las religiones en China seguirán los Principios de independencia y auto-gestión.

Por otro lado, el Partido Comunista Chino espera que sus miembros sean ateos y no participen en las actividades religiosas. Pero esta regla generalmente es ignorada por algunos miembros regionales del PCCh pues para poder estar “cerca” o relacionado con los pobladores locales es conveniente que el dirigente respete o siga las costumbres religiosas de la gente local. Ser miembro de una minoría étnica también, por ejemplo, y no seguir la religión de la misma, aislaría al miembro del partido de los otros miembros dentro de la comunidad (familias, amigos y contactos políticos) haciendo que su gestión sea carente de base y apoyo.

Otro aspecto es que, en realidad, los rituales y templos entrelazan una forma de capital socio-económico de base para el bienestar de las comunidades locales (y una parte importante de la relación entre el gobierno local y la comunidad) fomentando la circulación de capital. Por ejemplo en el caso de Hong Kong, la práctica de la religión popular en el sur de China, particularmente en el delta del río Perla, ha prosperado a medida que la economía se ha desarrollado. En los últimos años, en muchos casos, los gobiernos locales han adoptado una actitud incluso positiva y de apoyo hacia la religión indígena en nombre de la promoción del patrimonio cultural y el desarrollo de la economía local a través del turismo.

Para comprender estos procesos, es fructífero abandonar brevemente el contexto chino y pensar sobre el estado y la religión en el contexto más amplio de la modernidad. También necesitamos dejar atrás las interpretaciones occidentales para ver el renacimiento religioso en China como un movimiento espiritual y de identidad cultural más que una especie de resistencia de base contra el gobierno central.

Estas interpretaciones simplistas y excesivamente entusiastas nos dicen más acerca de los deseos de los observadores occidentales que las realidades chinas, los mismos imputan “espiritualidad” e intenciones políticas a un paisaje social donde las cosas son en realidad mucho más complicadas y, por lo tanto, mucho más interesantes. En lugar de señalar la desaparición de la religión tradicional, el desarrollo económico de China ha traído una renovación espiritual, a medida que sus imágenes y prácticas integran los códigos de su cultura, la religión popular proporciona al pueblo chino un medio para enfrentar los desafíos de la modernización. Como lo explican Goossabert y Palmer: El paisaje religioso no es solo un reflejo o respuesta pasiva al proceso de modernización, sino una reinvención creativa, caracterizada por una síntesis de tradición y modernidad.

  • REFERENCIAS:
    • ASHIWA, Yoshiko: Making Religion, Making the State: The Politics of Religion in Modern China, Stanford University Press, Stanford-California, 2009.
    • GOOSSAERT, Vincent and Palmer, David A.: The Religious Question in Modern China, The University of Chicago Press, Chicago, 2011.
    • HOOBLER, Dorothy and H. Thomas: World Religions: Confucianism, House Publishers, U.K; Chelsea – Inglaterra, 2009.
    • LIN Yutang: My Country and People, Foreign Language Teaching and Research Press, Beijing, 2009.
    • MINTER, Adam Minter: El despertar de la religión (Documental). National Geographic, 2008.
    • MORRIS, Rossabi: A History of China, Wiley-Blackwell, West Sussex – Inglaterra, 2014.
    • QIANG, Zheng: Etnias y Religiones de China, China Intercontinental Press, Beijing, 2010.
    • SCHOPPA, R. Keith: The Columbia Guide to: Modern Chinese History, Columbia University Press – New York, 1999.
    • STOCKWELL, Foster: Religion in China Today, New World Press, Beijing, 1993.
    • YU, Anthony C.: State and Religion in China: Historical and Textual Perspectives, Open Court, Chicago – Illinois, 2005.
    • YANG, Fenggang: Social Scientific Studies of Religion in China: Methodology, Theories, and Findings, Brill, Boston – Leiden, 2011.
    • ———————-: Religion in China: Survival and Revival under Communist Rule, Oxford University Press, Oxford – Inglaterra, 2012.
    • YUET CHAU, Adam: Miraculous Response: Doing Popular Religion in Contemporary China, Stanford University Press, Stanford – California, 2006.
    • ————————–: Religion in Contemporary China: Revitalization and innovation, Routledge, New York, 2011.

# ¡Gracias por visitar nuestro blog! Acá te dejamos las entradas más recientes. No te vayas sin compartir en tus redes sociales.

  • Notas sobre una sociedad que envejece. China y el drama del nido vacío (空巢)
    “El término Empty Nest remite a un síndrome que afecta principalmente a los adultos mayores entre 60 y 80 años, quienes padecen de depresión, tristeza y/o dolor ante la partida de los hijos, lo que generalmente ocurre por motivo de estudio, trabajo o casamiento.” Sigue leyendo
  • Religión y creencias populares en la sociedad china moderna
    “Las religiones han jugado un papel importante en la vida y la cultura del pueblo chino, tal como lo han hecho en cualquier otra civilización. El país es el lugar de nacimiento del taoísmo, mientras que el budismo – que comenzó en la India – siempre ha tenido más seguidores en China que en cualquier otro lugar del mundo. Juntos conforman uno de los corpus de religión popular más complejos de la historia.” Sigue leyendo
  • Kung Fu a lo venezolano
    “Aunque no todos los chinos sabían artes marciales y no todos los que sabían querían enseñar, desde principios de los años 70 ya existían en varias ciudades del país numerosos clubes de artes marciales chinas, los cuales gozaban de gran popularidad entre la población criolla gracias al cine de Hong Kong y el Bruceploitation.” Sigue leyendo
  • 《我告诉你们,中国人不是病夫》
    “…tras publicarse The Theory of New People escrita por Liang Qichao (1903), la combinación “Sick Man” se convirtió en una suerte de título satírico para describir the people nationwide (who) are lifeless as sick men.” Sigue leyendo
  • La pandemia de los miedos y el biopoder en los sistemas híbridos
    Quizás el mayor referente en el mundo occidental fue la peste negra del siglo XIV, sin embargo, lo recurrente de las epidemias y pandemias dispara el sentir del miedo como elemento común, lo cual a su vez genera un estado de reflexión sobre los elementos presentes dentro de las sociedades que efervescen en estos escenarios donde los comportamientos humanos son llevados a los límites, quebrando las barreras de lo que podemos llamar normalidad. Sigue leyendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s